Cada niño es único, por eso, no siempre hay que salir sonriendo en las fotografías de comunión,

este es el caso de Alberto, su mirada es especial ¡Está guapísimo!